Para entender la patria potestad deberíamos de hacer un pequeño recorrido o señalar algunas puntializaciones de épocas romanas y visigóticas. Por aquellos entonces la patria potestad era entendida como un poder casi absoluto que ostantaba el pater familias frente a sus hijos, que acababa con la muerte de estos al darse en contados casos la emancipación. Tales derechos eran como el ius vitae ac necis, o derecho a disponer sobre la vida de los hijos, el ius exponendi, o derecho de exposición, en el sentido de abandono, ius vendendi, derecho a vender o el ius noxae dandi,derecho a entregar el hijo a la persona ofendida o afectada por un acto cometido por él, para sus resarcimiento.



Sin extedernos a las evoluciones que sigue la patria potestad y con el fin de entender su significado, creo que era necesario conocer su procedencia.
 
Hoy día, la patria potestad debe entenderse separada de la custodia. Así las acciones y responsabilidades que derivan de la patria potestad corresponden a ambos padres (tutores), de tal forma que cualquiera de ellos tanto el custodio como el no custodio, puede y debe actuar en relación a sus hijos de forma activa, no sólo como mera colaboración sino de forma participativa en la toma de decisiones fundamentales al interés del menor.
 
Esa toma de decisiones fundamentales, puede entenderse todo aquello inherente a un derecho que concierne a los menores, por ejemplo todo aquello que tiene que ver con su traslado o desplazamiento en cuanto se aparta de su entorno habitual e impide relacionarse con uno de sus progeniores, educación en referencia a traslados de colegios, médicos etc.
 
La patria potestad se ejerce en un plano de igualda y nunca de subordinación.
 
Manuel Olivares
Abogado

 

Por favor ayúdanos a crecer
Categories: Sabias que...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *