El día 26 de abril, fecha que dolorosa y muy tristemente conmemora la injusticia que viven nuestros hijos que se ven envueltos en los procesos de separación y divorcio.

En nuestro país, los juzgados de familia, con el asesoramiento de los equipos psicosociales e informes favorables  del fiscal, condenan a los menores a ser meramente visitados por sus padres durante algunas horas a la semana  (desoyendo todos los estudios modernos de psicología que nos avisan de los riesgos de criar a los niños con un único progenitor) y los dos días de rigor en fines de semana alternos, siempre y cuando no estén enfermos, tengan algún cumpleaños u otros.

Este es el panorama en el mejor de los casos, ya que muchas progenitoras alejan a los hijos a cientos de kilómetros de sus padres con el beneplácito de las instituciones, bajo muchas excusas y falsas justificaciones. El “copia y pega” de estos organismos es simple: otorgan, casi por defecto, la custodia monoparental a la madre, esto es: 26 días con ella y 4 con el padre.

¿Qué se le puede decir a unos niños para justificarles que sólo verán a su padre sólo durante 4 días al mes y que ya no volverán a tener relación alguna con el resto de familia paterna (primos, tíos, abuelos…)? ¿Alguien se ha planteado qué valores les estamos dando a los niños cuando les enseñamos que lo justo no es compartir el tiempo con papá y con mamá, sino que lo mejor es atender antes a los intereses espurios de los adultos? ¿Por qué no se justifican las custodias monoparentales? ¿Por qué se empeñan en dejar huérfanos de padre a unos hijos que lo siguen queriendo?

Quienes hacen estas leyes y las aplican con ligereza olvidan el dolor de esos niños y niñas que son los que pagan en silencio los platos rotos de los mayores y que algún día serán padres y madres, y aprenderán que del dolor y odio antes que del amor y sacrificio por la familia.

Queríamos padres comprometidos, que cuidaran de sus hijos, que hagan tareas del hogar, y ahora que ese tipo de persona existe, queremos echarlo a un lado porque ahora no nos interesa. Ahora volvemos a pedir exclusividad en la crianza para quien luchaba por compartir la carga del hogar. No puedo pensar que después de tanto esfuerzo solo dejen a esos hombres ser padres 4 días al mes. No me cuadra…

http://motrildigital.blogia.com/2013/042515-la-custodia-compartida-por-antonio-ruz.php

Por favor ayúdanos a crecer
Categories: Artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *