La mayoría de los países de Europa, Estados Unidos y parte de Hispanoamérica tienen leyes de custodia compartida
Los psicólogos defienden que las custodias monoparentales pueden afectar al desarrollo de los menores

COLECTIVO CUSTODIA COMPARTIDA YA

Nuestros menores no deciden separarse o divorciarse, no eligen quienes son sus progenitores, ellos son la parte más débil en una ruptura.

La mayoría de los países de Europa, Estados Unidos y parte de Hispanoamérica tienen leyes de custodia compartida. Estudios internacionales y prestigiosos profesionales que se ocupan de la infancia y juventud aconsejan esta modalidad de convivencia, y entonces, ¿qué ocurre en este país?, ¿qué todavía no lo tenemos claro? Pues sucede que todavía vemos a los menores como una propiedad de una de las partes, que es un medio para hacer daño a la otra persona, que va acompañado de unos beneficios económicos y asociado a una vivienda y que incluso el Ministerio Fiscal que debería velar por su bienestar, brilla por su ausencia y muchas veces ni está presente en los juicios de familia.

Nuestros hijos nos quieren y nos necesitan, debemos intentar que sufran lo menos posible, que nos vean habitualmente a los dos, debemos además educarlos en igualdad, que no se extrañen si ven a papá planchar y a mamá colgar un cuadro, que sepan que nuestra felicidad es verlos felices a ellos y eso no está ocurriendo en estos momentos.

Tenemos consultas de psicólogos llenas de niños con carencias afectivas o trastornos de conductas de custodias monoparentales, está demostrado que el fracaso escolar, alcoholismo e incluso embarazos no deseados se producen mucho más en hijos de padres separados con custodias monoparentales que en menores con custodia compartida.

La custodia compartida hace que ambos progenitores se impliquen en la educación y bienestar de los menores, evita sentimientos de desarraigo y abandono en nuestros hijos y sentimientos de pérdida en los adultos.

El amor a nuestros hijos no significa estar las 24 horas del día con ellos, implica también respetarlos y reconocer que nos necesitan a ambos.

La mujer de hoy, está incorporada al mercado laboral y no es esa mujer dedicada y abnegada del siglo pasado y el hombre actual, aparte de trabajar, comparte en el hogar, recoge a los niños en el colegio o los lleva al pediatra.

Seamos sensatos de una vez y ayudemos a nuestros hijos a ser felices, el matrimonio se rompe, la familia no debería romperse nunca, al igual que ningún menor debería ser apartado de uno de sus progenitores sólo por el simple hecho de que sus padres ya no se quieran.

http://www.zoomnews.es/54389/analisis-y-blogs/analisis-y-opinion/todavia-vemos-menores-como-propiedad-las-partes?cx_source=estapasando

 

Por favor ayúdanos a crecer
Categories: Artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *