Los padres que le dan prioridad a establecer una rutina después del divorcio para proporcionar a sus hijos estabilidad pueden no estar dándoles lo que realmente necesitan. Un estudio dice que los niños tienen un punto de vista muy diferente en lo que se necesita para superar el divorcio.

1421618.jpg

“Lo que los niños quieren y lo que los niños necesitan —lo que ellos ven como estabilidad— es el acceso completo a los dos padres”, escribió Leslie Loftis para The Federalist. Se refirió a un informe de William V. Fabricius y Jeffrey Hall que notaron que los niños quieren y les va mejor con horarios de visitas menos reglamentadas y más acceso a cada padre.

“Los niños en repetidas ocasiones insistieron en que el poder ver a los padres sin custodia cuando quisieran y a menudo es lo que hacía que el divorcio de sus padres fuera tolerable para ellos”. No importaba cuál de los padres tenía custodia; los niños querían dividir su tiempo entre los dos padres.

“Cada vez hay más consenso en que las perspectivas de los niños deben ser tomadas en cuenta en las decisiones de los padres y jueces”, escribió el dúo en la introducción de su investigación, que encuestaron a 820 estudiantes universitarios que se habían criado con padres divorciados acerca de sus arreglos en el momento y lo que hubieran querido cambiar.

Enlarge image

La mayor parte de los estudiantes dijeron que sus padres querían más tiempo con ellos, pero que sus madres, que tenían la custodia, no lo permitían. Loftis señaló que la tendencia ha cambiado más recientemente. Nuevos grupos de protección de los menores han tendido a favorecer una “presunción de paternidad compartida, en lugar de la actual presunción tácita de que la custodia primaria es materna.”

La madre es tan importante como el padre para el bienestar y el desarrollo del niño, pero la presión para conseguir que los padres estén más involucrados después del divorcio refleja el hecho de que los acuerdos de custodia han favorecido mucho más a las madres. De acuerdo con cifras del Censo de Estados Unidos, un tercio de los niños viven en hogares con ausencia del padre biológico.

Los expertos coinciden en que cuando hay temas como violencia doméstica, abuso infantil y adicciones éstas proporcionan buenas razones para favorecer a uno de los padres sobre el otro en la custodia. Sin embargo, se acordó que si no existen esos problemas, los niños deberían tener acceso a ambos padres.

Incluso hace una década, un comunicado de la Asociación Americana de Psicología, dijo que “los niños de padres divorciados que, o bien viven con ambos padres en momentos diferentes o pasan cierta cantidad de tiempo con cada uno se ajustan mejor en la mayoría de los casos que los niños que viven e interactúan con sólo uno de los padres, según una nueva investigación sobre los arreglos de custodia y adaptación de los menores”.

El arreglo de dónde viven en sí no tiene tanto impacto como el que los niños puedan pasar tiempo con ambos padres, según dicho estudio llevado a cabo por el psicólogo Robert Bauserman del Departamento de Salud e Higiene Mental de Baltimore.

Él hizo una revisión de 33 estudios que incluyeron a 1.846 casos de custodia exclusiva y 814 niños en custodia compartida, analizando cómo los niños se ajustan en diferentes situaciones, ya sea en custodia física o legal, custodia conjunta o familias intactas.

De acuerdo al estudio, las madres y los padres aportan diferentes e importantes asuntos en la relación padre-hijo. Una historia co-publicada por Deseret News y The Atlantic dijo que los padres, por ejemplo, ayudan con el control de los impulsos y la memoria y la flexibilidad en diferentes situaciones. Se citaron investigaciones que muestran que los niños con buenas relaciones con sus padres tienen mejores resultados académicos y tienen más posibilidades de graduarse en comparación de aquellos con padres ausentes. El papel de un padre también impacta en la decisión de consumir o no consumir drogas.

Los niños se benefician del apoyo financiero y emocional de ambos padres. “Hay una gran cantidad de evidencia de que los niños de hogares monoparentales tienen peores resultados en ambas medidas, académicas y económicas que los niños de familias con dos padres,” Escribieron Elaine C. Kamarck y el presidente de Third Way Jonathan Cowan en la introducción de Wayward Sons. “Hay una enorme desigualdad de recursos financieros y de tiempo con los padres entre las familias de uno y dos padres.”

M. Gary Neuman, un experto en la familia y el divorcio ofreció asesoramiento especializado tanto para los padres sobre cómo ayudar a los niños a superar el divorcio en una entrevista para WebMD: Evite el uso de los niños como mensajero entre los dos, dijo. Advirtió acerca de tratar al menor como un confidente o terapeuta y también acerca de quejarse con los niños sobre el otro padre.

Traducción de Amiel Cocco

Amiel es el gerente y editor de www.TodoSobreAmor.com donde se dan consejos de amor a las parejas y familias. Amiel tiene una licenciatura en Marketing y Comunicaciones de la Universidad Brigham Young


http://www.ksl.com/?sid=31892892&nid=

Por favor ayúdanos a crecer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *