Como grupos de padres y madres, que entienden que tras una separación los intereses que deben prevalecer son los derechos de los menores a seguir teniendo la oportunidad en la vida de ser educados por su papá y mamá nos alertan este tipo de calificaciones.

¿Quién no recuerda pasear de la mano de su papá?

Por esa misma sensibilización hacia los menores no entendemos como se nos puede acusar de maltratadores, cuando a pesar de las diferencias lo que pretendemos es serenar el conflicto de intereses y tender la mano por el bien de los hijos.

Por supuesto que como cualquier persona sensata estamos en contra del maltrato y no aceptamos que un maltratador, o maltratadora, sea quien eduque a un menor, estamos por tanto en contra de la Violencia de Género y de cualquier otro tipo de violencia, más si cabe si es contra un menor.

Reconocemos que muchos hombres solicitan la Custodia Compartida por motivos que nada tiene que ver con lo que defendemos; por seguir “machacando” a la mujer, porque se sienten discriminados por su condición de varón, por ahorrarse la pensión, o como nos confesaba una de las mujeres cercanas a la nuestra asociación “Le dije de tener Custodia Compartida y él se opuso porque decía que tendría mucho tiempo para ligar por ahí…” Estos hombres son criticados en nuestras asociaciones pues no defienden el derecho de los menores, sino los suyos propios, por muy legítimos, o no, que sean no cumplen con las obligaciones que uno adquiere al ser padre y al que no se puede renunciar. A esto añadimos a los hombres que entienden que quien debe criar a los hijos son las mujeres y se desentienden, son muchos, quizás demasiados, pero es más triste aún que a estos la sociedad no los califique, esos son los verdaderos machistas de este siglo y quienes son criticados durante la vida en pareja pero protegidos una vez rota la misma.

En cuanto al debate abierto estos días entre la portavoz de Igualdad del Grupo Parlamentario Socialista, Carmen Montón, y la respuesta del Ministro de Justicia, Rafael Catalá, de si el anteproyecto de ley abría la puerta a los maltratadores, nos parece de una demagogia tremenda pues pretenden mezclar la custodia compartida con la imagen más repugnante de un maltratador que no merece ni que lo nombren.

Pero la cruda realidad es otra que sólo quien lo ha padecido, o quien lo ve de cerca, está ocurriendo. Partiendo, y creo que poca gente lo sabe, que hay hombres condenados por Violencia de Género por simplemente discutir con la mujer, por decir un “vete a la mierda” o incluso más de uno denunciado por no ausentarse de su puesto de trabajo cuando la mujer lo llamó para decir que había una cucaracha en la casa…

Por desgracia, los abogados saben muy bien cómo conseguir una custodia materna de manera rápida y fácil. Si miramos la Ley Integral de Violencia de Género (LIVG) dice “basta con que una mujer se siente maltratada para denunciar” Esto es, no hacen falta agresiones físicas, ni insultos, ni voces,… Basta que lo esté pasando mal en la separación, y aquí hago un inciso ¿quién no? Para poder denunciar. Y con ello… se acabó la custodia compartida. Y es que en la actualidad, según recoge nuestras ley, que el mero hecho de estar incurso en un proceso de violencia (lo cual no quiere decir que se resuelva a favor si quiera) produce el efecto de ser juzgado por unos Juzgados de Violencia contra la Mujer (JVM) donde el código civil impide en tal caso el otorgamiento el derecho al menor de poder disfrutar de sus padre. No existe presunción de inocencia.

El 80% de los padres, de esos buenos padres, que aún por desgracia siendo aún una minoría, quieren seguir formando parte de la educación de sus hijos, son denunciados. Curiosamente tras la obtención por parte de la mujer de la custodia monoparental no se repiten las denuncias.

Se hace por tanto un uso torticero de una ley que es necesaria para muchas mujeres de este país, y sin embargo son las que menos lo usan, porque como nos reconocen las asociaciones de mujeres maltratadas, “se ha hecho tan mal uso de la ley que no nos ayuda”.

Cuando muchos de nosotros leímos el anteproyecto nos sorprendió que matizara que si en el proceso judicial se veían indicios de que esa denuncia no tenía fundamento se investigaría. Nos sentimos aliviados porque disuadiría a muchos abogados de usar éstas técnicas. Se reducirían esas denuncias instrumentales.

Creemos que las manifestaciones de la señora Carmen Montón han sido ofensivas para el colectivo de ciudadanos sensatos que por un lado, rechazamos la Violencia en todos sus ámbitos, incluida la de Género, y nos sentimos insultados ante tales difamaciones

Por último, desde aquí mostrar todo nuestro apoyo y sensibilización con las mujeres que padecen el maltrato perpetuado a lo largo de años, bajo el yugo del sometimiento, sabemos que esas mujeres nos entienden y muchas de ellas nos apoyan. Un abrazo a todas ellas.

 

Granada por la Custodia Compartida YA!

Por favor ayúdanos a crecer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *