• “Resulta lamentable que un padre tenga que guerrear y batallar tanto para poder cumplir con su obligación de corresponsabilidad parental y poder participar en la coeducación de sus hij@s”.

padre e hijo libre acceso

La igualdad de género, tal y como se entiende, sigue siendo una batalla diaria para hombres y mujeres en nuestra sociedad. Sin embargo, a veces, en las mismas exigencias de igualdad se pierde la perspectiva sobre unos derechos que no son en exclusiva de la mujer.

 

Desde la asociación Custodia Compartida de Málaga luchan precisamente para dar apoyo a los padres y familiares de aquellos niños que, en la ausencia de una justicia que trate a todo el mundo por igual, han sido privados de uno de sus progenitores. Esta es la historia de uno de los integrantes de la asociación:

 

«Hoy me siento inspirado y con tiempo para contar abiertamente algunos de los acosos y exclusiones que venimos sufriendo los padres no custodios, y encima con la desgracia de la lacra social de llevar una denuncia falsa de maltrato, en el ámbito educativo para con sus hij@s.

En su día, ya tuve mis más y mis menos con la guardería, donde mi ex, sin informarme de nada decidió matricular a mi hija, y fue tan solo por mi propia niña por la que me enteré. Cuando fui a hablar con la guardería, me dijeron que efectivamente, mi hija estaba ahí matriculada, pero que la madre no permitía que pudiera tener tutorías con su profesora. Todo esto que tuve la habilidad de grabarlo, desde la puerta de afuera de la guardería, puesto que me tuvieron como un delincuente hablando desde la verja. Solo cuando pedí la hoja de reclamaciones, y accedieron a darme una cita para tener una tutoría y saber cómo estaba mi hija, si comía allí, que tipo de guardería era.. “todo” puesto que la madre me niega cualquier tipo de información.

A partir de entonces de vez en cuando pedía tutorías que no se me negaban y empecé a coger complicidad con la “seño” de mi hija que cada vez creía menos la “historia de mujer maltratada” que iba vendiendo mi ex. Tanta implicación, que me dijo que el día del padre le había dado a mi ex el regalo que me hizo mi hija con la intención, según la “seño” de que mi propia hija fuera la que me lo diera cuando me correspondiera estar con ella. Pero ya incluso ella misma dudaba de si realmente iba a llegarme dicho regalo.

Las tutorías parecen ser que era el único privilegio que se me concedía, pues no me enteraba hasta meses más tarde de que daban boletines de notas, de que me hija iba a actividades extraescolares, fiestas, de las fotos que se hacían, incluyendo la famosa “orla de fin de curso” que se negaron a darme por entender que solo tenían obligación de hacer una por familia, y que se la habían dado a la madre custodia.

El no entender esta situación me llevó a pedir la hoja de reclamaciones y con la misma acudir a la Consejería de Educación. Ante la cual el propio Inspector de Educación, me dio la razón e instó a la guardería “Mi Pequeño Picasso” a darme ambas cosas.

Resulta lamentable, que un padre tenga que guerrear y batallar tanto para poder cumplir con su obligación de corresponsabilidad parental, y poder participar en la coeducación de nuestros hij@s.

Mi hija ha empezado este año a ir al colegio Gibraljaire, aunque aleccionado del año anterior, me presenté con fotocopia de todos los papeles, que me otorgaba en la sentencia la patria potestad compartida, un listado de derechos y deberes, así como las pertinentes autorizaciones con fotocopias de DNIs de las personas que, los días que me corresponde pueden venir a por la niña en caso de que yo no pueda.

Decidí participar en todo, y me quise inscribir al AMPA, lo que no sabía es que más que AMPA, es AMA (la explicación de que en los AMPAS casi no haya padres es porque prácticamente se les excluye). Por ejemplo, para poder participar activamente me presenté como vocal, pues bien, no he sido avisado PARA NADA. Ni reuniones de Junta Directiva, ni para actividades, para NADA. He intentando infructuosamente hablar con la directiva del AMPA para que esto se suavizara, pero no ha cambiado nada.

Todo ello se debe a que mi ex, que esta más cerca y pasa más tiempo, supongo que se dedicará a desacreditarme, por lo que el vacío para cualquier tema de clase es abismal. Lo dicho literalmente, puesto que a principio de curso, y tratando de anticiparme a eso, generé un grupo de whatsap, tratando de que si por ejemplo algún fin de semana era el cumpleaños de un amiguit@ de mi hija y me tocaba a mi llevarlo, que mi hija no dejase de ir por no haberme enterado. Pues bien las intervenciones que nunca fueron demasiadas se redujeron hasta 0.

El propio AMPA, me refiere que no tiene un grupo de whatsap, pero que curiosamente están todas en un grupo de amigas, y que se enteran por ahí, pero que no me quieren incluir porque es de amigas y porque “no soy mujer”. Les digo que me da igual, pero  me quiero enterar de todo, y la tesorera se compromete a llamarme cuando hagan algo. Jamás me avisaron.

Lo que más me preocupa, ya no es el AMPA, sino que la propia directora está empezando a soltar “guiños” que no me gustan. Por ejemplo, el pasado lunes, cuando voy a llevar a mi hija al colegio a las 9,00h, entra llorando diciendo que quería quedarse más tiempo con su padre, y la aseveración de la señora directora del Colegio Infantil de Gibraljaire es decir: “la niña viene con sueño, ¿no?”.

Este comentario en cualquier padre no tiene repercusión, pero en nuestra situación implica que no “cuidamos” bien a nuestros hij@s y que por tanto, se cuestiona si pueden pernoctar con nosotros y por supuesto no nos favorece a la hora de tratar de solicitar la Custodia Compartida.

Pero el remate ha sido hoy, cuando al recoger a mi hija, la “seño” me dice que en la fiesta del colegio no podré entrar con los miembros del AMPA, sino que tendré que estar “fuera” de la vaya. Que se lo ha comunicado así la directora. Evidentemente voy a pedir explicaciones, aunque su argumento fue que solo entran los miembros del AMPA que han colaborado activamente.

Esto es exclusión en toda regla se mire por donde se mire, y si fuera mujer y me lo hicieran habría salido en todos los medios. Pero los hombres no les importamos a nadie, más que eso sí, para pasar religiosamente las pensión, y pagar lo que les de la gana de gastos extra».

http://www.elglobomalaga.es/2015/03/27/la-batalla-por-la-custodia-compartida-exclusion-educativa/

Por favor ayúdanos a crecer
Categories: Artículos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *