«Un día estaba sentada en una cafetería y un niño que tendría no más de seis años se acercó a su padre y le dijo ‘me ha dicho mamá que no me quieres’. Aquel día quise que se hiciera pronto de noche». Así describe la escritora y guionista valenciana Carmen Serrano la escena que la empujó a escribir sobre la custodias compartidas y los obstáculos a los que se enfrentan muchos padres para ver a sus hijos. Serrano es una de las invitadas en el I Congreso internacional de custodia compartida y protección jurídica del menor, que se celebrará en Alicante los próximos 24 y 25 de abril. Magistrados, abogados y psicólogos europeos abordarán el derecho natural de los hijos a crecer en igualdad con ambos progenitores . Además, una conocida actriz española contará a los asistentes su experiencia: lleva meses sin ver a su nieto porque su hijo aún pleitea en los tribunales para que le concedan la custodia compartida.

La Comunidad Valenciana ha liderado en España la ley que regula lacustodia compartida como régimen general si no hay acuerdo pese al conflicto jurídico que existe respecto al Derecho civil valenciano por la pérdida de los fueros. Las meras discrepancias en la pareja no son suficientes para descartar la custodia compartida, así lo ha expuesto el Tribunal Supremo esta semana en una sentencia en la que revoca la decisión de la Audiencia Provincial de Sevilla de conceder la custodia a una madre ante el «importante» nivel de conflictividad con el padre. La Audiencia concluyó que la custodia compartida no sería una solución sino «un semillero de problemas» que repercutiría negativamente en el menor.

El efecto que tiene la ruptura de una pareja sobre sus hijos centrará gran parte del congreso de Alicante. Según mantienen desde la organización, «el objetivo es informar sobre la situación actual de la custodia compartida en nuestro entorno , conocer cómo se desarrolla en otros países , como se encuentran los proyectos legislativos futuros» además de lograr «que la sociedad y los profesionales del ámbito jurídico y psicológico que operan día a día en este campo puedan ayudar a conseguir el bienestar emocional de los menores, haciendo posible que los progenitores cooperen en la educación y desarrollo físico y psíquico de sus hijos».

Entre los ponentes destaca José Antonio Seijas Quintana, magistrado de la Sala Primera del Tribunal Supremo; el abogado suizo Martin Widrig, que hablará del modelo shared custody en la legislación suiza y su reciente revisión; la juez italiana Cristina Ceci, el Tribunal de Mediación de Familia de Milán; y Juan Climent, magistrado del TSJ de la Comunidad y ponente de la sentencia tipo que dictó la Sala Civil y Penal para unificar criterios en torno a la aplicación de la custodia compartida y la interpretación de la ley aprobada por las Cortes en 2011. También se abordará la práctica depruebas psicosociales -que en Valencia tardan al menos siete meses en realizarse porque no hay suficientes psicólogos- o el conflicto de lealtades en los procesos de divorcio y las medidas de protección del menor.

Padres y progenitores

Carmen Serrano, junto con la conocida actriz que relatará su experiencia, son los rostros más conocidos, más mediáticos, del congreso. Creen que los hijos no pueden ser trofeos de guerra en procesos de divorcio y ahondan en la diferencia entre padre y progenitor. «Se llaman padres pero son progenitores, muchos no son conscientes de la diferencia. Y no tiene sentido que un niño esté apartado de un progenitor» dice Serrano, quien considera que la irrupción en televisión de personajes como Belén Esteban ha provocado que los hombres «se conviertan en ausentes de la crianza de un niño».

«Desde que llegó Belén Esteban muchos niños piensan que una madre coraje es la que dice barbaridades del padre o le insulta en televisión. Hasta la llegada de Belén Esteban se era más consciente. El problema es que hay muchas ‘Belenes’ que repiten el patrón».

La escritora considera que los colegios sin imprescindibles para corregir esta percepción. «Todos somos una tribu y si algo falla en casa los que antes pueden darse cuenta son los maestros. Ellos son los responsables en sus horas de escolaridad y tienen que avisar a las autoridades si el niño está siendo maltratados. En las separaciones los menores se convierten muchas veces en las flechas de los padres». Cree que «es el momento de que los hombres demuestren que pueden ser padres» y recuerda que «las mujeres hemos luchado para que los hombres se incorporaran en el cuidado de los niños». Ahora «no hay que impedírselo».

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2015/04/11/5528d7c722601df9518b4574.html

Por favor ayúdanos a crecer
Categories: En positivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *