El juzgado de instrucción número 7 de Sevilla investiga una serie de denuncias interpuestas contra los tres equipos psicosociales de los juzgados de la ciudad, dedicados a emitir informes en casos relacionados con divorcios en los que se encuentran involucrados hijos menores de edad. Según ha podido conocer XYZ, las investigaciones se desarrollan desde el verano pasado a raíz de tres denuncias presentadas por ciudadanos contra los equipos psicosociales por emitir supuestamente informes ” falsos, manipulados y tergiversados” según afirma a este diario uno de los denunciantes.

Juzgado

 

Todos los denunciantes son varones (2 padres de familia y un abuelo cuyo hijo ha quedado sumido en una profunda depresión) que han visto perjudicados sus derechos a la hora de la atribución de la custodia y régimen de visitas de los hijos o nietos. Las denuncias consisten en la práctica de informes oficiales sobre exploraciones a menores “sin la correspondiente autorización judicial ni consentimiento paterno” asi como la emisión de informes sobre la relación del padre con los hijos “sin molestarse en presenciarla, la atribución de un carácter violento al padre en base a denuncias presentadas por la madre a sabiendas de que habían sido desestimadas en doble instancia en los Juzgados, calificarlo de “adicto” sin base objetiva alguna, etc.”  Con actuaciones como las investigadas, se condicionaron decisiones judiciales que produjeron la separación injustificada de los menores de su entorno familiar paterno y, en opinión de los denunciantes, trastornos psicológicos graves en todos los afectados, especialmente los menores, algunos de los cuales han presentado conductas agresivas contra profesores o han precisado asistencia psiquiátrica.

 

Los gabinetes psicosociales adscritos a los juzgados, dependientes de la Consejería de Justicia de la Junta de Andalucía, tienen la tarea de orientar las decisiones judiciales en asuntos de crucial importancia y de las que dependen la felicidad, estabilidad y bienestar de muchos menores inmersos en los conflictos de pareja de sus progenitores.  Por tanto, su trabajo más frecuente se desarrolla en asuntos de Familia, donde su peritación suele ser decisoria a la hora de volcar custodias, prohibir visitas o imponer alejamientos determinando si el padre que se está divorciando tiene “perfil maltratador”. Sus consecuencias se convierten en irreversibles en los niños, cuya personalidad se va a forjar bajo los condicionantes que le hayan sido impuestos judicialmente y puede quedar lesionada para siempre si no fueron los correctos porque se produjo una peritación inadecuada.

Los denunciantes contra los equipos psicosociales entienden que ” resulta mezquino que un dictamen no se emita con criterios estrictamente profesionales en beneficio del menor, sino que se dé cabida a otros intereses. Esto es algo que una sociedad que aprecie su futuro no debería tolerar. En España han venido sucediendo muchas cosas vergonzosas que debemos corregir, y esta parece ser una de ellas”.

El gran problema de fondo, la clave de este escándalo, es que los equipos psicosociales investigados no cumplen con su función social, dentro del rigor científico, la objetividad e imparcialidad, pues  se dan incluso casos de intrusismo,pues informes que debería elaborar un psicólogo se emiten por un trabajador social sin calificación  para ello,  y se olvidan de cualquier atisbo de profesionalidad, alejada de subjetividad,  a la hora de emitir informes; dejándose llevar por cuestiones y planteamientos ideológicos que pretenden desvalorar la figura paterna en la vida de los hijos, provocando daños irreparables a los menores, padres y familia paterna.

http://xyzediciones.com/un-juzgado-de-sevilla-investiga-al-equipo-psicosocial-por-manipular-informes/

Por favor ayúdanos a crecer
Categories: Información General

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *